Notícias

"Nuestro objetivo es cuidar el empleo"

Veículo: Ambito

Seção: Notícias 

DIÁLOGO CON EL SECRETARIO DE COMERCIO, MIGUEL BRAUN
Dijo el funcionario que el Gobierno aspira a contar con una industria nacional fuerte y una integración inteligente con el mundo.

Miguel Braun es doctor y magíster en Economía de la Universidad de Harvard, trabajó como consultor del Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, CEPAL y UNICEF. Desde la Fundación Pensar, estrechó su relación con el presidente Mauricio Macri. 

Quienes lo critican cuestionan su vínculos familiares con Federico Braun, dueño de supermercados La Anónima, dejando entrever que tenderá a favorecer a las grandes cadenas en vez de proteger a los consumidores. Un detalle que no tienen en cuenta sus detractores es que Braun es un economista de fuertes convicciones y que se sumó a los equipos de Macri convencido de que Argentina debe "arse inteligentemente en el mundo", señalan en su entorno. 

Al igual que el resto del gabinete, sostiene que tiene como norte el poder cumplir con el objetivo de "Pobreza Cero". Desde su área cree que puede contribuir "generando oportunidades de trabajo de calidad para todos los argentinos". 

Braun, que es poco amigo de hacer declaraciones, aceptó un breve diálogo con Ámbito Financiero cuando salía de una reunión de la Casa Rosada e iba rumbo a su despacho en la Secretaría de Comercio. 

Periodista: En estos momentos la Argentina en el exterior está siendo considerada como un muy buen país para inversiones productivas. ¿Usted lo ha percibido? ¿Qué sectores son los que concitan más interés?

Miguel Braun: Claramente. Durante el viaje a China con el ministro Cabrera mantuvimos reuniones bilaterales con países en el marco del G-20. Nos reunimos con ministros de Comercio de Japón, Corea, Holanda, España, México, Nueva Zelanda, Reino Unido, Rusia y China. Vamos a una integración comercial inteligente con el mundo. La Argentina produce alimentos para 400 millones de personas y puede producir para muchos millones más. El mundo compra talento, conocimiento e inteligencia, nosotros tenemos un sistema educativo que forma profesionales excelentes. Vamos a salir a venderle al mundo. Durante la primera mitad del año trabajamos con Brasil, Estados Unidos, Chile, Colombia, México, Japón, Corea y la Unión Europea. En esos encuentros ya hemos comenzado a explorar acuerdos de inversión y acuerdos comerciales con diferentes países. Lo mismo nos ocurre con la relación que mantenemos con organismos como el BID y el Banco Mundial. Además de agroalimentos, los sectores que atraen mayor interés son energías renovables, este es un sector de oportunidades. Fíjese que la Argentina no tiene casi potencia renovable instalada a pesar de ser uno de los países más importantes del ránking mundial de energías renovables. Otro sector con gran potencial es el de infraestructura. Ya hemos identificado más de u$s75 miles de millones en inversiones para desarrollar carreteras y autopistas, servicios sanitarios y cloacas, redes ferroviarias, viviendas, redes de telecomunicaciones, puertos y aeropuertos. 

P.: En su último viaje a China tengo entendido que se celebraron cartas de intención con Nueva Zelanda y Holanda... ¿qué puede comentarnos al respecto?

M.B.: Estamos en la etapa de buscar espacios de colaboración. La negociación comercial entre países es un proceso largo porque le tiene que servir a todas las partes. Con Holanda hablamos temas de cooperación y áreas estratégicas de inversión, como en el manejo del agua, donde ellos son líderes. La lechería, la minería y el turismo son algunos de los sectores donde esos países además de tener mucho know how pueden ser socios para eventuales inversiones.

P.: Algunos sectores (textiles en particular) están alertando acerca del avance de las importaciones y sostienen que "llegó la política de los 90" y el riesgo de quiebra de la industria nacional. ¿Esto es así?

M.B.: Uno de los objetivos fundamentales de este Gobierno es alcanzar la pobreza cero, la única manera de recuperar el tejido social en la Argentina es el desarrollo y la única manera de que haya desarrollo es con muchas inversiones, con una industria nacional fuerte y con una integración inteligente con el mundo. Es que nuestro objetivo es cuidar el empleo.

P.: Existe una convicción de que las grandes cadenas de supermercados aumentan los precios sin límite ya que el Estado dejó de controlarlos. ¿Qué puede decir al respecto?

M.B.: Venimos de un Estado que pretendía controlar todo y no podía controlar nada. Precios Cuidados está vigente y la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor trabaja de manera comprometida velando por su cumplimiento. Desde la Secretaría de Comercio estamos trabajando a los efectos de transparentar el mercado y fomentar la competencia, que resulta ser la única manera de conseguir mayores beneficios y mejores precios para los consumidores. Hasta el momento, observamos que la competencia se realiza mayormente a través campañas promocionales (ofertas) que no permiten conocer, de manera clara, los precios. Estamos trabajando, en consecuencia, para que la misma se traduzca a precios. Por ello hemos puesto en funcionamiento la plataforma Precios Claros, que apunta a dar visibilidad a los precios para fomentar la competencia.

P.: ¿Cómo está funcionando Precios Cuidados?; ¿se va a ampliar a rubros como frutas?

M.B.: El balance que hacemos del programa, que tiene amplia aceptación en los ciudadanos, es que nos ayuda a transitar el camino hacia la normalidad. En función de eso, decidimos continuar con el programa y en la última actualización logramos ampliar el programa Precios Cuidados sumando leche fluida, lácteos, pan fresco, cortes de carne y algunas frutas y verduras (papa, cebolla, limón, manzana). Los inspectores de la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor salen a controlar y el nivel de cumplimiento es alto. Más allá de este programa, quiero destacar la puesta en marcha del programa Precios Claros, la plataforma que tienen disponible todos los consumidores para comparar y elegir mejor. Es parte de un cambio cultural necesario y que poco a poco comenzaremos a transitar.

P.: Un estudio de CAME muestra una brutal diferencia entre el precio que recibe el productor primario y lo que paga el consumidor. En el caso de las peras es más de 10 veces. ¿Que se está haciendo para controlar los márgenes de intermediación?

M.B.: La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia se encuentra investigando once sectores y mercados de forma tal de terminar toda distorsión o situación abusiva que redunde en detrimento de los consumidores o de cualquiera de los integrantes de la cadena de comercialización que se encontrare damnificado. La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia se encontraba totalmente desarticulada, con infinidad de expedientes paralizados y sin resolver. Cumpliendo con los objetivos que nos encomendó el presidente Macri, se puso en funcionamiento a la Comisión, designando como integrantes de la misma a destacados profesionales de reconocimiento nacional e internacional.



Compartilhe:

<< Voltar